Tu iniciativa, nuestra causa
Acceso Patronos
Acceso Entidades

Colecciones COAC (Alt Empordà)

LA PROLÍFICA TRAYECTORIÍA DE UN VISIONARIO EXPUESTA EN LA DELEGACIÓN DEL "ALT EMPORDÀ" DEL COAC

La exposición presentó una selección de proyectos del arquitecto, ingeniero y empresario Josep Maria Bosch Aymerich, procedentes de parte del fondo documental que la Fundación Privada Bosch Aymerich, gestora de su legado, cede al Archivo Histórico del COAC

El pasado  20 de febrero, la Delegación del Alt Empordà del Colegio de Arquitectos de Cataluña (COAC) de  Figueres, acogió la inauguración de la exposición "Colecciones COAC / Josep Maria Bosch Aymerich ". En concreto, en esta itinerancia, se mostró el apartado «ocio y turismo» que dio a conocer, a través de maquetas, planos, dibujos y fotografías, los proyectos del Hotel Cap Sa Sal en Begur (1955-1963) , el proyecto no realizado del Flotel (hotel flotante) (1978), el Chalet para el Sr. Bloch, y la estación  de  esquí de Masella, Pirineo de Gerona (1965 a 1967).

La conferencia inaugural fue  a  cargo del Sr. Roger Subirà, arquitecto y comisario de la exposición, que hizo un repaso de la trayectoria profesional de  Bosch Aymerich, arquitecto, ingeniero y empresario.

"Colecciones COAC / Josep Maria Bosch Aymerich"

La exposición que se inauguró el 8 de Noviembre de 2018 en la sala de exposiciones del COAC en Barcelona, presentaba su figura y la obra de Bosch Aymerich en el conjunto de la arquitectura del siglo XX en nuestro país. Y lo hacía a través de cuatro grandes apartados: «grandes clientes», «paisajes corporativos», «ocio y turismo» y «servicios sociales». La muestra se hizo a partir de una colección de maquetas, planos, dibujos y fotografías seleccionadas entre el conjunto documental que la Fundación Privada Bosch Aymerich cedió al Archivo Histórico del COAC.

La sede de Figueres mostró el apartado de ocio y turismo el cual encaja con los años centrales de la obra de Bosch Aymerich que coinciden con la gran explosión de la industria turística en España.

Entre estos proyectos se observa más diversidad estilística y más libertad formal. Proyectos llenos de optimismo que incluyen rarezas y curiosidades como un gran complejo turístico flotante con una arquitectura claramente influenciada por las arquitecturas utópicas de la década de los sesenta de Archigram.

También se expusieron grandes complejos turísticos con interesantes conjuntos arquitectónicos de crecimiento orgánico y despliegues espaciales, especialmente en la Costa del Sol andaluza, como era propio de las décadas de los sesenta y setenta, mezclados con elementos de las arquitecturas vernáculas mediterráneas.

En este espacio se destacaron obras como:

  • Hotel Cap Sa Sal, Begur (1955-1963).

El carácter topográfico y masivo de esta arquitectura, en la que Rubió colaboró como paisajista y Josep Guinovart como muralista, muestra uno de los ejemplos más claros de un primer momento del desarrollo turístico en nuestro país.

  • Estación de esquí de Masella,  Pirineo de Gerona (1965-1967)
  • Chalets

Muchos de sus viviendas unifamiliares corresponden a segundas residencias y constituyen algunos de los ejemplos más exitosos de su arquitectura, hasta el punto de que algunas de ellas entraron en el catálogo de arquitectura moderna del Docomomo Ibérico.

UN PERSONAJE EXCEPCIONAL EN EL PANORAMA ARQUITECTÓNICO DEL SIGLO XX EN CATALUÑA

José Maria Bosch Aymerich (1917-2015) fue un estudiante brillante. Simultaneó los estudios de ingeniería y arquitectura -Acabados en tiempo récord- con la dirección de la academia Humet de refuerzo a estudiantes.

Los éxitos como estudiante le dieron la oportunidad de ser delegado del Instituto Nacional de la Industria en Estados Unidos, donde completó su formación en el Massachusetts Institute of Technology y coincidió con las principales figuras del movimiento moderno.

En 1947 retornó a Barcelona como director técnico industrial de la Zona Franca, donde tuvo un papel clave en el establecimiento de la fábrica SEAT en la ciudad.

En 1953 se asoció con Frederic H. Harris -gegant americano de la ingeniería responsable de instalaciones petroleras en el Golfo Pérsico-y creó Harris Bosch Aymerich SA, con quien llevó a cabo obras como la red de autopistas del país Vasco, el pantalán del Puerto de Barcelona o las bases estadounidenses.

También fundó empresas e instituciones como el Instituto de Estudios Norteamericanos o el Banco Madrid.

A pesar de tener dificultades para acceder a grandes encargos en Cataluña, dejó edificios notables como el Hotel Cap Sa Sal en Begur, el conjunto de viviendas para trabajadores de la Seat en el paseo de la Zona Franca, el Instituto de Estudios Norte -Americanos en la Vía Augusta, la clínica de  La Alianza o la sede de la empresa química Hoechst en la Travessera de Gracia, los cuatro en Barcelona. Por otra parte, algunos de los proyectos clave de su trayectoria, como un rascacielos en la plaza Cataluña, nunca vieron la luzpor oposición del gobierno local.

Como promotor, fue pionero en la importación en España del modelo americano de los suburbios extensivos residenciales en sectores como La Moraleja. También fue una figura clave del desarrollo turístico de la costa española, especialmente en el sur de España o en el Pirineo catalán, donde fundó la estación de esquí de Masella. Hasta su muerte, su mesa estaba llena de grandes proyectos, como los de barrios de promoción propia en Madrid, Manchester o Londres.